PRP microinjerto capilar

TRATAMIENTO DE PLASMA RICO EN PLAQUETAS PRP EN MICROINJERTO CAPILAR

Si estás pensando en hacerte un microinjerto capilar y has buscado información en internet, o has consultado en algún centro, probablemente haya aparecido en algún momento el término PRP, acrónimo de Plasma Rico en Plaquetas, como un tratamiento adecuado para mejorar la curación y el crecimiento del pelo después de la intervención. Si te has preguntado qué es el PRP, cómo se usa en trasplantes capilares y para qué, o si realmente es un tratamiento útil, en este artículo encontrarás algunas respuestas.

Trasplante de pelo con microinjerto capilar

Actualmente el trasplante mediante microinjerto capilar suele hacerse en una única sesión en la que se realiza el procedimiento completo. En primer lugar se extraen los folículos capilares de una zona del propio paciente, generalmente de la parte de atrás de la cabeza, en la zona de la nuca, ya que en esta zona el pelo crece fuerte y sano. Además estos folículos presentan una genética diferente y no se ven afectados por el factor genético de la alopecia. A continuación estos folículos se insertan uno a uno en el cuero cabelludo, en una sesión que puede durar varias horas.

En los siguientes 3 a 6 meses después del trasplante, la mayoría de los folículos saldrán adelante y serán capaces de producir pelo en su nueva ubicación. Sin embargo, algunos de esos folículos no prosperarán en su nuevo entorno.

La investigación para mejorar la supervivencia de los folículos trasplantados y para acelerar la curación de las pequeñas heridas realizadas llevó a hacer pruebas con tratamientos PRP, ya que existía amplia literatura médica en el uso de PRP para acelerar la recuperación de tejidos y la curación de heridas después de intervenciones quirúrgicas u otros daños, especialmente en medicina deportiva, ortopédica o dental.

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP)?

Para entender qué es el PRP, primero es necesario conocer qué son las plaquetas. Las plaquetas son uno de los componentes biológicos de la sangre (junto con los glóbulos rojos y los glóbulos blancos). Las plaquetas son los componentes principales del sistema de coagulación de la sangre, ya que participan en la liberación de una cascada de factores químicos esenciales para el proceso de formación de coágulos y cambian de forma y se combinan entre ellas para sellar el sangrado formando una barrera física, consistente en plaquetas entrelazadas y hebras de fibras hemostáticas llamadas fibrinas.

Sin embargo, las plaquetas son más que eso. Cada plaqueta es también un almacén bioquímico de moléculas regulatorias, señalizadoras y factores de crecimiento que participan en la recuperación y la curación de los tejidos. Estos factores de crecimiento inician y potencian los procesos fisiológicos de recuperación de los tejidos cuando se produce un daño en los mismos, así como en otros procesos fisiológicos, como la formación de los vasos sanguíneos.

El PRP en plasma sanguíneo que contiene una concentración de plaquetas muchas veces mayor que la normal en sangre. Es una sustancia autóloga, es decir, que proviene de la propia sangre del paciente, lo que previene riesgos o posibles reacciones inmunológicas del organismo.

La razón para usar tratamientos con PRP es conseguir incrementar de forma artificial el número de plaquetas en una zona determinada del cuerpo para incrementar la cantidad de factores de crecimiento en ese punto y de ese modo mejorar la recuperación de los tejidos localizados.

PRP en trasplantes mediante microinjerto capilar

El potencial del uso de PRP para mejorar la curación y el crecimiento del cabello después de un microinjerto capilar se centra en tres aplicaciones funcionales principales:

  • Para preservar y mejorar la viabilidad de los folículos trasplantados.
  • Para mejorar la reparación y curación del cuero cabelludo después del trasplante.
  • Para revitalizar folículos durmientes y estimular el crecimiento de nuevo pelo.

En el primero de los casos, hay que tener en cuenta que en el período que ocurre entre la extración y el implante de los folículos estos pueden dañarse por distintos motivos. Para evitarlo, habitualmente se mantienen en una solución que les proporciona un ambiente protector, con una temperatura, balance químico y nutrientes adecuados. Las investigaciones han indicado que la adición de PRP a esta solución mejora la viabilidad de los folículos.

Por otro lado, diversos estudios han indicado que la aplicación de PRP después de una intervención de trasplante capilar puede mejorar el desarrollo de los folículos trasplantados, a la vez que puede activar folículos durmientes no trasplantados, resultando en la producción de nuevo pelo en la zona y mejorando de este modo los resultados del microinjerto capilar. Las primeras investigaciones indican que se produce una mejora en el crecimiento del cabello y en el diámetro de los pelos durante los primeros 4 meses después de la intervención.

 

En Clínicas Massana disponemos de un Centro de Recuperación Capilar especializado en microinjerto capilar y tratamientos de regeneración capilar con PRP. Sin duda, la mejor opción para realizar un tratamiento de microinjerto capilar en Castilla y León. ¿Necesitas asesoramiento? Ponte en contacto con nosotros por teléfono o mediante el formulario de contacto y acude a una cita de valoración de tu caso gratuita y sin compromiso.